4 jun. 2008

El rincón de Andrés



Andrés utiliza un portátil Acer comprado en Beep en una razonable oferta de Navidades de 2003.

Está viendo Dumbo en un cedé, aunque puede optar entre Tarzán, Tarzán de los Monos, la Sirenita o Pocoyó.

En su escritorio, que se convierte en en silla para comer, puede jugar en la superficie en un circuito de trenes. También, tiene su disquetera con pelis y dibujos y animales.

Está acompañado por su inseparable jirafa Matea, que no se ve y Lucinda, una serpiente de Ikea que compré el milenio anterior cuando su mami curraba para gente importante, seria y de corbata en Madrid.

Javier, el papá de Andrés

1 comentario:

Mariquilla Sinembargo dijo...

Ni la Salma Hayek llevaba en aquella de Tarantino una serpiente al cuello con tanto angel!

Digo!